Búsqueda personalizada

martes, 19 de septiembre de 2017

Desde las 10 haciendo El Boquete Informativo, FM La Continua 88.3

Para seguirnos por internet:

viernes, 15 de septiembre de 2017

ALGUNAS DEFINICIONES DE LA ENTREVISTA DE AYER A CFK

"Si en el 2019 soy un obstáculo para unir al peronismo y para ganar las elecciones, me excluyo de ser candidata a Presidenta".
“Parte de la ´pesada herencia´ fue el ínfimo nivel de endeudamiento que dejamos en nuestro país”.
"Este Gobierno no solo no solucionó problemas, sino que los agravó".
"Después de las elecciones, se viene un gran ajuste".
"Es claro que dos de cada tres argentinos no quiere esta política de ajuste".
"A mí nadie me descubrió una cuenta en Panamá Papers o algo que no hubiera declarado".
"Mi patrimonio son plazos fijos e inmuebles".
“Yo nunca blanqueé dinero”.
“La evolución de mi patrimonio fue evaluada y fue juzgada”.
“En el momento que vivimos hay que unir fuerzas y no plantear divisiones. El problema es el ajuste que sufre la gente”.
"Nunca nadie antes de Kirchner había renunciado a la facultad de proponer a miembros de la Corte".
“No tenemos una justicia confiable. Está severamente cuestionado el estado de derecho en Argentina”.
“Maduro echó a la procuradora. Bueno acá también quieren echar a la procuradora fiscal”.
“En Venezuela está cuestionado el estado de derecho y en Argentina también”.
“En mi Gobierno me agraviaban en las redes sociales. ¿Escuchaste de alguien que fuese preso como ahora, que un chico estuvo preso un mes por un tuit?”.
“La gente tiene miedo, se arman causas. No quiero vivir en un país así. Prefiero vivir en el país en el que me decían yegüa, puta y montonera”.
“Tenemos hace 42 días un desaparecido y nadie ha dicho absolutamente nada, nadie se hace cargo de nada y la última vez que esa persona desapareció hubo un operativo de seguridad encabezado por la Gendarmería”.
"Es un disparate lo de traición a la Patria, no tiene pies ni cabeza".
"No lo instruí al canciller Timerman para ese encuentro con el canciller iraní. El encuentro con el canciller iraní fue en New York".
“No se modificó la escena de la muerte de Nisman, eso es un disparate”.
"Hay una mesa judicial que integra el Presidente y el jefe de Gabinete".
"No recuerdo que se haya dicho que había menos pobres que en Alemania".
“La escena de José López con los bolsos fue brutal y terrible”.
"Quisiera saber quién le entregó ese dinero a José López".
“¿Cómo es posible que si veías los fajos termosellados del banco, nadie haya podido identificar quién le pagó a José López?”
"¿A vos te parece que yo puedo saber qué es lo que pasaba con cada funcionario? El que diga eso está mintiendo".
"Si tuviera que definir a nuestros gobiernos es por la incorporación de miles de pibes a la política. Por eso cuando pasó lo de José López, pensé en ellos y lo odié como pocas cosas he odiado en la vida".
“La famosa grieta no es un invento argentino de 2003. Esto viene de mucho antes”.
"Yo sufrí los piquetes de las patronales del campo durante cuatro meses".
“Al gobierno le falta mediación política. Me preocupa que se entre en una fase autoritaria”.
“El gobierno quiere la flexibilización laboral y es un error porque no se puede competir en esa materia con Brasil”.
“Tiene que haber programas sociales, y hay gente que cree que eso es sostener vagos”.
“Ví un país muy violento en mi juventud. Tengo miedo que estemos viendo el huevo de la serpiente”.
“Yo no odio a nadie. El odio no te deja vivir y te torna una mala persona. Si odiara no podría vivir, ya me habría muerto”.
“Yo nunca me equivoqué a costa del hambre y el sufrimiento de la gente”.
“Yo quería entregarle la banda y el bastón a Macri en el Congreso. Si alguien se ofendió, pido disculpas”.

jueves, 14 de septiembre de 2017

EL ABISMO



¿Por qué “El abismo”? Porque la grieta se hizo abismo, y del abismo no se vuelve más. No hay retorno. No hay puentes. Había puentes en la grieta, y hasta ahí. Pero el 1 de Agosto pasado esos puentes, endebles, volaron por el aire.

Ese 1 de Agosto, 44 efectivos del Escuadrón de Gendarmería de El Bolsón participaron en la represión llevada adelante en el Pu Lof en Resistencia Cushamen. Ese día desapareció Santiago Maldonado, vecino de El Bolsón. Sí, porque Santiago era vecino de El Bolsón: tiraba paño en la Biblioteca Sarmiento, andaba por la Feria, vivía en una pequeña casa que le habían prestado, al lado de la Biblioteca Popular del Río, una casa que allanaron con 30 policías federales, un juez y un dron, tirando abajo la puerta de una patada, como si estuvieran buscando a un criminal. Lástima que el impresentable Otranto (decirle juez es decirle algo que, claramente, no es, por más que ese sea su actual empleo) no haya puesto el mismo ímpetu para allanar Gendarmería en cuanto se presentaron los 3 primeros habeas corpus para saber dónde estaba Santiago Maldonado. Lástima que Otranto haya tardado 9 días en peritar los vehículos usados por la Gendarmería (experta en pericias) en la represión o en llamar a declarar a los gendarmes recién 43 días después de ocurrida la desaparición de Santiago, 43 días en los que se dedicó a criar bonsáis y no a llevar adelante la tarea que debería haber llevado adelante.

Más allá de esto, esta claro que en El Bolsón, algo se rompió y que ya no tiene arreglo. Habría que preguntarse si alguien recuerda que alguna vez la Gendarmería de El Bolsón haya tenido que arrojar gases contra una marcha que llegó hasta el Escuadrón para gritarles “asesinos” y para preguntarles “¿Dónde está Santiago Maldonado?”. Es de suponer que nunca antes sucedió algo así.

Desde el unitarismo porteño se decidió utilizar a las fuerzas locales para reprimir. Esa represión culminó con la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Hasta entonces, Gendarmería era una fuerza que, para la gran mayoría de quienes vivimos aquí, pasaba inadvertida, más allá de algún control esporádico en la ruta, o control de documentación en algún viaje en micro. A pesar de ser una institución cerrada, endogámica y católica, no había ningún problema en la convivencia diaria. De hecho, parte de la población se siente orgullosa de tener un Escuadrón de Gendarmería en la localidad, participa del Día de la Gendarmería, etc. Para otra parte, siempre serán parte del estado represivo del estado (lo son) y los verán con malos ojos. El “contrato social” del que José María Mendes hablaba en su columna radial de hace 2 semanas, era respetado.

Hoy, con directivas llegadas desde Capital, bajadas por el gobierno más unitario que hayamos tenido en democracia, sin tener en cuenta ninguna particularidad de la zona en la que este escuadrón está emplazado, tras darle a Gendarmería un nuevo papel (el papel de la represión interna que Cambiemos y sus aliados quieren darle a las FFAA pero a lo que todavía no se animan), el Escuadrón de El Bolsón participó de la represión en el Pu Lof. Y ahí, desapareció Santiago Maldonado, de El Bolsón.

Esposas, novias, novios, hijos, hijas, esposos de gendarmes y gendarmes son nuestr@s clientes, compañer@s de estudio, alumn@s. No están allá lejos, como pasa en las grandes ciudades. No. Están acá al ladito. Compartimos cursos, compramos en los mismos lugares, nos sentamos en las mismas pizzerías. Nos conocemos, más o menos, pero nos conocemos. Y ahora sabemos que Santiago Maldonado está desaparecido y sospechamos muy firmemente (y hasta estamos seguros, dada la titánica e inconmensurable reacción del Gobierno y de los medios de comunicación que lo acompañan) que la responsable fue la Gendarmería. Porque fue la institución. Porque si un gendarme hizo algo con Santiago, no lo hizo sólo. Y si lo hizo sólo, sus compañeros se encargaron de encubrirlo. Y si sus compañeros se encargaron de encubrirlo, los que lo supieron, callaron. Y si todos callaron, no fue un gendarme sólo: fue la institución.

Y hoy siguen callando. 

Y seguirán callando. ¿Acaso ustedes en más de 30 años, escucharon a alguien que haya sido parte del aparato represivo de la Dictadura arrepentirse? Sólo Scilingo, en 1995. Y fue una excepción. No estamos comparando a este gobierno con la Dictadura. Simplemente señalando que si no se sabe la verdad ahora, con suerte, tendremos que esperar 15, 20 o 30 años para que eso suceda. Y no podemos permitírnoslo.

Hoy, para muchos, muchos de nosotros, todos los gendarmes son sospechosos. Y ellos lo saben. Ya han estado en la Escuela 270 dos padres vestidos con sus uniformes de gendarmes tratando de averiguar porque un maestro de 5to grado se “atrevió” a hablar de Santiago Maldonado en el aula. Ya han mirado mal a Darío, un vecino del Barrio Industrial, cuando estaba distraído en el ACA esperando que le llenara el tanque de nafta. Ya han arrojado gases lacrimógenos a una parte de la última marcha (es verdad que fue el grupo que bajó de la ruta aunque sea había acordado no hacerlo; pero los gases se los arrojaron). Están a la defensiva. Y a la defensiva, se podrán prepotentes. Violentos ya se pusieron, y fue el 1 de Agosto pasado, cuando desapareció Santiago.

Ahí se abrió un abismo, y ese abismo es insalvable. Cómo vamos a regenerar este tejido social que se rompió (y que es azuzado por los mismos de siempre, cuyos apellidos ya todos conocemos y que, oh casualidad, al indagar un poco, también son “amigos” de Lewis y, si seguimos rascando un poquito, ya sabemos todo lo que van a responder), cómo vamos a convivir con quienes, como mínimo, son cómplices del silencio, es algo que por ahora no tiene respuesta y que difícilmente, muy difícilmente, pueda tener solución. Porque si esto se resuelve, si Santiago aparece o si los responsables – toda la cadena de responsables – son apresados, y si estos responsables involucran, como creemos, a toda una cantidad de gendarmes que viven en El Bolsón, todos los que queden, habrán sido cómplices. Y si esto no se resuelve y el impresentable Otranto y el gobierno logran dilatar y diluir esto en el paso del tiempo – cosa que no debemos permitir - ¿qué le impedirá a Gendarmería volver a hacerlo? ¿Qué le impedirá comenzar a comportarse como una fuerza de ocupación, si cuando desaparece a un vecino de nuestra localidad, no hay castigo? Tal vez este cierre suene fatalista, pero ¿qué se los va a impedir? Si Nocetti andaba “de paseo” por Vuelta del Río y paró a saludar. Si Bullrich dijo que no va a tirar a ningún gendarme por la ventana y que ella se la banca Si ahora no quiere “estigmatizar” a un gendarme y el gobierno no entregó los testimonios que tenía de los gendarmes ¡desde el 16 de Agosto pasado!. Si un diario llegó a publicar que “El barrio donde todos se parecen a Santiago Maldonado”.

Leamos esto de nuevo. Leámoslo detenidamente. Sin reírnos. Sin burlarnos. Leámos con atención.

“El barrio donde todos se parecen a Santiago Maldonado”.

De ese grado de locura, también nos separa un abismo.

Y cerrar como corresponde, preguntando siempre ¿Dónde está Santiago Maldonado?

jueves, 31 de agosto de 2017

¡Qué país fantástico!

Que país fantástico y que tiempos fabulosos estos que nos tocan transitar. Y no hablo en el sentido de geniales, sino en el de fantásticos, como en Harry Potter, Matrix o en 2001: Odisea del Espacio. Así de fantásticos.


Hasta hace un mes, excepto a quienes vivimos en la misma zona donde viven los mapuches, no muchas más personas del país habían oído hablar o sabían nada acerca de estos originarios. Pero en los últimos 25 días – posteriores a la desaparición forzada de Santiago Maldonado – nos hemos enterado que son un grupo terrorista financiado por Inglaterra y que usa esa financiación o bien para prender fuego pequeñas casillas de madera o para atacar entre 4 a un puestero de estancia. O bien el financiamiento no es tan grande como quieren hacernos creer o el entrenamiento recibido por estos terroristas no es tan bueno: quien salió acuchillado de ese ataque…fue uno de los 4 terroristas.


Además ahora sabemos que todos los mapuches son narcotraficantes. No sólo eso, sino que trafican la droga desde Chile, país donde no existiría el narcotráfico porque los Carabineros son implacables. Esto último es afirmado además por la misma persona que acaba de decirnos que, justamente, los mapuches la droga la traen desde…Chile…


Por si fuera poco, son gente rara estos mapuches, a quienes Perón les regaló 400.000 hectáreas, pero que prefieren vivir en pequeñas casas de chapa, sin electricidad, agua corriente ni gas, en un Pu Lof en Resistencia de 1220 hectáreas de tierras ancestrales recuperadas a un estanciero (Benneton) que no quiere devolvérselas. Como dije más arriba, son gente bien rara.


Son gente tan rara que a pesar de dedicarse al narcotráfico, ser dueños de 400.000 mil hectáreas y recibir financiamiento de Inglaterra, además conseguían dinero de La Cámpora y tenían contactos con terroristas kurdos. Gente bien rara e insaciable.


Y como frutilla del postre, sin que nos diéramos cuenta quienes compartimos el día a día con ellos, a quienes atendemos en nuestros negocios, con quienes somos compañeros de trabajo, con quienes compartimos carreras y escuelas, a quienes nos cruzamos a diario, a quienes tenemos de vecinos, venimos a enterarnos que ¡quieren fundar una Nación Mapuche dentro de nuestro país desde hace años y años y nosotros no lo sabíamos!. Hay que reconocerles algo: para conspirar y fundar naciones, son sigilosos y bien hábiles, porque quienes vivimos en la zona desde hace varios años, nunca nos enteramos nada de nada de todo esto. O ellos son muy inteligentes, o nosotros somos muy pelotudos; o es mentira. Una de dos (?)


Claro que, da la casualidad, porteños que viven en PBA que cruzan la General Paz sólo para volver a sus casas después de 10 horas de trabajo y sentarse frente al televisor a ver “Bailando por un sueño”, “Susana Gimenez”, “La mesa de Mirtha” y “Lanata”, y quienes nunca jamás se habían ocupado de los mapuches, empiezan a hacerlo justito unos días después que se denuncia la desaparición forzada de Santiago Maldonado y donde la principal sospechosa de haber llevado adelante esta desaparición es una fuerza de seguridad del estado, Gendarmería Nacional, bajo el mando directo del jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Nocetti, quien responde directamente a la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Como dije, seguro que es casualidad que toda esta gente que ahora sabe tanto de los terroristas mapuches esté hablando de ellos 24 x 7. Y seguro, pero recontraseguro que los medios de comunicación hegemónicos nada tienen que ver con esto.


PD: esperemos que Nocetti no ande por Leleque justo dando una vuelta muy seguido, porque si cada vez que ande justo por ahí nomás dando una vuelta Gendarmería va a desaparecer a un ciudadano, estamos, como quien dice, en el maldito horno.

miércoles, 12 de julio de 2017



VAMOS A BAUTIZAR A LOS PADRES DE GABRIELA: VAMOS A SUPONER QUE SE LLAMABAN LAURA Y SIMON. VAMOS A PONERLESESOS NOMBRES

EN 1968 LAURA TENIA 18 AÑOS. ERA MAESTRA NORMAL. MILITABA CON LOS CURAS PARA EL TERCER MUNDO Y MILITABA EN SUTEBA. PAPÁ SIMÓN TOMABA CLASES DE APOYO CON UN CURA DE LA PARROQUIA DONDE MILITABA MAMA LAURA.

ASI SE CONOCIERON. SIMÓN TENÍA 14 AÑOS Y ELLA, COMO DIJE RECIEN, 18 EMPEZARON A SALIR. ÉL EMPEZÓ A MILITAR. SE ENCONTRABAN A ESCONDIDAS. IMAGINATE, UNA CHICA SALIENDO CON UN PIBE 4 AÑOS MENOR, Y EN 1968…

LA MADRE DE SIMÓN ODIABA A LAURA. POR TODO: POR SER MAYOR, POR SER MILITANTE, POR HABERLO METIDO A ÉL EN POLÍTICA. Y ELLOS SE AMABAN A ESCONDIDAS.

LAURA, CADA VEZ MÁS COMPROMETIDA CON LA MILITANCIA. ÉL, CADA VEZ MÁS PRESIONADO POR SUS PADRES. AL FINAL, LA DEJÓ EN 1973, DESPUÉS DE 5 AÑOS.

IMAGINATE…ELLA SINTIÓ QUE LE ARRANCABAN LAS TRIPAS…SENTÍA QUE SE MORÍA…ENCIMA, SE MUDA…Y AHÍ NO HABÍA INTERNET, NI CELULARES, NI FACEBOOK, NADA DE NADA. SI ÉL LA HABÍA IDO A BUSCAR, NUNCA SE IBA A ENTERAR. EN ESA ÉPOCA TE MUDABAS Y ANDÁ A SABER DÓNDE TE IBAS A VIVIR, O QUIÉN SABÍA DONDE ESTABAS.

NO SE VIERON MÁS.

Y ENTONCES, UN AÑO Y PICO DESPUÉS, EL 1 DE JULIO DE 1974, FALLECE EL PRESIDENTE PERON.

IMAGINATE…IMAGINATE SI AL DIA SIGUIENTE LAURA NO IBA A IR A DESPEDIRLO AL GENERAL. Y SE FUE NOMAS PARA ALLÁ, PARA EL CONGRESO, PARA EL CONGRESO… APENAS 135 MIL PERSONAS PUDIERON DESFILAR DELANTE DEL FERÉTRO DE PERÓN. UN MILLÓN QUEDARON AFUERA.

MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS AHÍ, EN LOS ALREDEDORES DEL CONGRESO Y UNA COLA INMENSA, INTERMINABLE, INABARCABLE, PARA INTENTAR LLEGAR A DESPEDIRSE DEL GENERAL. Y MIENTRAS ESTABA AHÍ EN LA COLA CON SU AMIGA, UN GRUPO DE PIBES DECIDE ATRAVESAR LA FILA JUSTO POR DONDE ESTABAN ELLAS. Y EN ESE GRUPO, ESTABA SIMÓN.

SE MIRARON, SE DIJERON HOLA, SE ABRAZARON. SE DIERON UN BESO INTERMINABLE Y NO DIJERON NADA MAS. NUNCA MÁS VOLVIERON A SEPARARSE.

SE CASARON DE INCÓGNITO EN 1977. EL CURA AQUEL POR EL QUE SE HABÍAN CONOCIDO, DEJÓ DE SER CURA Y SE CASÓ CON UNA AMIGA DE LAURA. ELLOS DESPUES SE EXILIARON EN ESPAÑA, COMO LES PASÓ A TANTOS, A LOS QUE TUVIERON UN POQUITO MÁS DE SUERTE. LAURA Y SIMON SE QUEDARON ACA

UNOS AÑOS DESPUÉS NACIÓ GABRIELA, LA QUE ME CONTÓ ESTA HISTORIA. QUE CAPAZ VAYA A CONVERTIR EN UN GRAN CUENTO PORQUE AHORA, YA, ES UNA GRAN HISTORIA.

viernes, 4 de noviembre de 2016

viernes, 14 de octubre de 2016

Lucía, 16; Beatriz, 51: femicidios


Lucia tenía 16 años.


La drogaron, la violaron, la empalaron, la asesinaron.


El horror. El horror multiplicado hasta el infinito. El dolor. Las miles de mujeres asesinadas por eso mismo, por el simple hecho de ser mujeres. Hembras. No varones. Hembras.

El horror que horroriza y el monstruo, los monstruos, que lo perpetran.

El Conde Drácula empalaba a sus enemigos. Los conquistadores empalaban a los indios. Los asesinos empalan.


En el Barrio Luján, Beatriz, de 51 años, vivía en su casa. Hasta el lunes pasado. Tal vez tuvo otra discusión más con su pareja. Tal vez no. Tal vez le pidió que se fuera. Tal vez le dijo “ya no te amo”.
¿Importa?. No. Beatriz tendría que haber podido discutir, hablar, decir, echar, despedirse. Lo que no tendría es que haber sido asesinada de 13 puñaladas.


Clarín pone un “y, pero…”. “El le había dado un cigarrillo de marihuana”. Y Lucía, el sábado, fue a la casa de “él”. “Y, pero…”. La asesinaron. No hay peros. No debería haberlos. No. La noticia no puede ser los detalles escabrosos para provocar la angustia de los miles y miles que leen el diario, que ven las noticias, que escuchan en la radio. No puede ser esa la noticia. No puede, no debe tener un “y, pero”. Ella, Lucía, que tenía 16 años, fue porque le dieron un cigarrillo de marihuana. Se vendió por droga. Ella se entregó porque le dieron droga. Hubo una transacción, y una que involucraba un cuerpo sexuado y droga. Así, Lucia, se convirtió en una puta. En una prostituta. Y las prostitutas, ya sabemos lo que valen: no valen nada. Y Lucía fue porque “le dieron un cigarrillo de marihuana”. Genios. Los genios del periodismo, los que a la mañana te llenan el marote de muerte, amargura, odio y resentimiento; y que a la tarde te venden la tranquilidad espiritual y de paso, te encajan el librito y te venden el curso, para apaciguarte el alma.


¿Y si fue por la marihuana, por la merca, por el paco o porque quería coger con 1, con 2, con 5 tipos, qué? ¿Qué? ¿Entonces se hacía más merecedora a ser asesinada? ¿Qué si una mujer quiere hacer lo que se le venga en gana con su cuerpo? ¿Eso nos da permiso a empalarlas? ¿A matarlas? ¿A usarlas y descartarlas? Si nosotros nos acostamos con una y con otra y con otra, o con las que sean al mismo tiempo, somos unos campeones. Si ellas lo hacen, “y, pero…” cuando las asesinamos.


Ellas iban solas
Ella fue por la marihuana.
Ella entró en esa calle oscura.
Ella…


Los monstruos no tienen, nunca tuvieron, el rostro monstruoso. No. Nunca. Los asesinos de Lucia no eran jorobados con horribles deformidades y pezuñas en vez de pies. Tampoco el asesino de Beatriz.
Eran varones. Como todos nosotros. Eran (son, aún son) seres humanos. Y sin embargo, necesitamos pensarlos como monstruos, porque no entendemos cómo es posible. Y porque la verdad es tan espantosamente dolorosa, como el saber que ellos somos nosotros. Tienen manos y bocas y ojos y pelos y caminan y hablan y comen y van al baño.


¿Por qué se siguen realizando estos sacrificios? ¿A quién alimentamos como sociedad con esas muertes? ¿En que templos? ¿En nombre de qué dios se vierte esa sangre?


Las prendemos fuego.
Las acuchillamos.
Las empalamos.
Las matamos a golpes.
Las empujamos por los balcones.


Y tenemos femicidios de primera y de segunda. Porque Lucia Perez si, pero Beatriz con sus 13 puñaladas, no tanto. Porque fue asesinada allá lejos, en el sur, acá nomás, a 6 kms, a 2 de la entrada de “El Bolsón, mágico y natural”. Un femicidio mide, conmueve, horroriza. El otro no. Porque ocurrió en Río Negro, esa provincia que en las estadísticas del año pasado, arrojó 0 (cero) femicidios. Junto con otras 5 provincias más. 0 (cero), porque el Poder Judicial es cómplice. Porque la Policía también lo es. Porque la sociedad también es cómplice. Somos cómplices.


A Beatriz y a Lucia las asesinaron hombres, varones. Cualquier explicación es justificación. Las mataron por ser mujeres. Lo demás sobra, alimenta un morbo innecesario que muy pronto dará paso a indignaciones varias sobre las que surfearan los mismos hijos de puta de siempre; y luego que la ola baje, empezarán a agitar la pileta para que una nueva ola se produzca y tape a la anterior.


Las cagan a palos, las balean y gasean por marchar y protestar, y las asesinan por ser mujeres. Las matan justo después que el gobierno de El Bolsón se niega a declarar la emergencia en violencia de género “porque son casos aislados”. Ahí tenés tu caso aislado, yéndose por las heridas sangrantes que dejaron las cuchilladas en el cuerpo de Beatriz. Andá, explicale que “son casos aislados”, ignorante.


Los varones podemos hacer lo que se nos venga en ganas con nuestros cuerpos. Lo que se nos ocurra.
Si la mujer hace con su cuerpo lo que se le ocurre, la perseguirá el estado por abortar, o la asesinaremos entre todos, por haberse atrevido a disponer de su cuerpo como mejor le cupiera, diciendo que si o diciendo que no. Pero la asesinaremos, porque “y, pero…” ella fue porque quería droga, ella fue porque le gustaba la fiesta…y después se echó atrás; ella se embarazó para cobrar unos pesitos más, o abortó porque no quería cobrarlos y se murió de septicemia mientras los médicos la denunciaban por ejercer su derecho a usar su cuerpo como mejor le parezca.


Las matamos. Y las vamos a seguir asesinando, primero en la carne, después en las palabras, luego en la memoria.
- www.comosinolosupieras.blogspot.com / República Argentina / Carlos E. Blanco / Todos los derechos reservados